LA CARRANGA TIENE SU CUENTO

velosa oct 2013

ES CHISPAZO Y TAMBIÉN LAMENTO.

Revista Carrusel. octubre 3 -2013

Jorge Velosa habló con revista Carrusel.

El que nunca haya tarareado ese estribillo que dice “Julia, Julia, Julia; Julia de mi amor, yo te quiero, Julia, más que a mi camión…” que tire la primera cucharita de hueso. Con Jorge Velosa a la cabeza, un veterinario que cambió las hipodérmicas por la armónica, nacieron hace casi cuarenta años Los Carrangueros de Ráquira y de paso un género musical de intérpretes con ruana: la carranga. Un género que suma poesía y humor, un ritmo festivo que rinde homenaje permanente al campo y a los campesinos. A Velosa, el carranguero mayor, le gusta la música de Vivaldi, pero también –y mucho– las rajaleñas, los porros, los currulaos y las guabinas. Y aunque piensa que a la postre todo lo que oye termina por influir en su música, también sabe que nada lo inspira tanto como “lo popular bonitico”. Y se sigue inspirando, así mismo, en las historias que oye en las tiendas de los pueblos boyacenses y también en las movidas y las revueltas que organizan los campesinos para defender sus derechos. Anda de tarima en tarima cantando y divirtiendo a su público en compañía de Jorge González en el requinto, José Fernando Rivas en la guitarra, y Manuel Cortés en el tiple. Se trata de Jorge Velosa y los Carrangueros. Un aplauso para ellos.

1 ¿Cuándo se subió a un escenario por primera vez?

Cuando estaba en la escuela raquireña, los paisanos nos daban algunos “incentivos monetarios” para que ante los altares de las procesiones, algunos angelitos cantáramos salves y villancicos. Desde entonces creo que me quedó gustando lo de la cantadera, y a lo mejor la sospecha de que uno también podía y debería vivir dignamente de la música.

2 ¿Qué ingredientes tiene una auténtica canción carranguera?

Le respondo con una estrofa del tema La carranga es libertad:

La carranga tiene su cuento,
es chispazo y también lamento,
pensamiento palabra y obra,
como dicen por ahí,
pero más que definiciones,
peroratas o mil canciones,
la carranga es lo que yo siento,
y es mi forma de vivir.

3 ¿En dónde encuentra la inspiración?

En los aconteceres de la vida cotidiana: se le muere una vaquita consentida a mi mama, surge La Pirinola; el amorcito de un paisano se le larga un diciembre para la capital, y aparece La china que yo tenía; me le hacen “el inventario” a la mochila en pleno centro de Bogotá, y ahí tiene La cucharita, y así, hasta con las canciones más recientes, como ver volar un chulo solitario para que eso se convierta en Mi compadre chulo, o ante la reciente gran minga campesina, recordar de dónde venimos y echar el magín a rodar con Soy hijo de campesinos, próxima a publicarse si el lazo alcanza y la burra arrima.

4 ¿Encontró la cucharita?

Alguna vez dije que sí, que La cucharita está en el corazón del pueblo colombiano y que ahí quedará arropada para siempre.

5 ¿Quién es Julia en la vida real?

Una señora bonita, que hizo hogar y familia con el hombre del camión que la enamoró hace mucho tiempo en la tienda lagunera de los taitas de ella.

6 ¿Qué hizo con el diploma de veterinario?Lo tiene un hermano en Ráquira como lo dejó mi mama, colgado al lado de un cuadro del Sagrado Corazón, por si las moscas.

7 ¿Cuál ha sido el concierto inolvidable de los carrangueros?Muchos, pero la gente recuerda muy especialmente el del Madison Square Garden de Nueva York, cuando ese escenario era el ombligo del mundo.

8. ¿En su música pesa más la poesía o el humor?

Ambas, juntas, las dos, la pareja, la yunta, y le encimo el amor.

9. ¿A quién le encomienda su suerte?

A la santa vida y al recuerdo de mi mama, así, con el acento en la primera a.

10 ¿Qué agüeros tiene?

Varios, como todo el mundo; entre otros, ponerme medias de colores para las funciones y sentirme con mejor energía cuando me topo con una arañita negra.

11 ¿Qué hace cuando quiere huir de todo?

Me largo para las lomas de Ráquira y otros lugares, a que ellas me den posada y recogimiento.

12 ¿Qué hace en los minutos previos a subirse al escenario?

Algo de voz y ejercicios, hablar con mis mariposas tripales, atender lo mejor posible algunas cosas inesperadas, compartir lo que amerite con mis compañeros de grupo, organizar el repertorio final, alistar trincho, riolina y guacharaca, y calarme los chiros, la ruana y el sombrero.

13 ¿A quién le cuenta sus secretos?

Unos se los contaba a mi mama, alma bendita, otros los comparto con los montes y senderos cuando los camino, y otros se me vuelven poemas y canciones. A otros los tengo amenazados con contárselos al psiquiatra si no me dejan en paz.

14 ¿Cuál es el libro más sorprendente que ha leído?

El directorio telefónico; me sorprende que no figuremos ahí. Pero, para no ser repostero, creo que El Quijote.

15 ¿Qué canción quiere que suene el día de su velorio?

Esa sí es fácil, está hecha, la grabamos hace como quince años, se titula Ni luto ni lagrimones, y la primera estrofa reza:

Cuando me muera no quiero lagrimones
ni lutos ni alabanzas, de esas que ya pa’ qué,
yo lo que quiero es que se arme una parranda
de las que no se olvidan ni cien años después.
Que todos saquen pareja pa’ bailar,
que en la otra vida de pronto no hay lugar,
y que la cuenta se la pasen a otro,
porque el que pone el muerto, no debe poner más.

FERNANDO QUIROZ

 

Por: FERNANDO QUIROZ |

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*